La Piedra

La Piedra

Existe una curiosa historia en torno a “La Piedra” que el 21 de octubre de 1944, festividad de Cristo Rey, se precipitó a las nueve de la mañana desde los solares de los “Cochineros”, pertenecientes a la familia “Olivares” procedentes del municipio de Ingenio. Esta piedra de dos toneladas de peso, y de metro y medio de diámetro, se desprendió desde el risco de “San José” de Las Palmas de Gran Canaria y sorteando casas y personas, se posó tranquilamente al otro lado del “Paseo” considerándose milagroso el que no ocasionara ninguna víctima.

El día anterior, los vecinos habían hecho rogativas a San José y a San Isidro Labrador para que acabara con la sequía. Sus preces (oraciones, ruegos, suplicas, etc.) debieron ser escuchadas porque la noche de ese mismo día comenzó un verdadero diluvio.

Esta enorme piedra “recorrió las calles comprendidas entre Doñana, Arpa y el Paseo”, siendo desde entonces casi venerada por el sencillo “Barrio de San José”.

Cuando se realizaron las obras de ampliación de la calzada del “Paseo de San José”, esta “Piedra” tenía como destino final el servir de relleno en las obras de los alrededores, pero la gente se opuso llegando a contemplarse escenas curiosas donde algunas viejecitas se abrazaban a la piedra cara evitar su triste fin.

En vista de que la voluntad popular de los vecinos era conservar e incluso reverenciar “La Piedra”, se decidió conservarla para que presida en un futuro próximo un frondoso jardín en esta zona.

Hasta la fecha de publicación de éste artículo la mencionada “Piedra” y sus alrededores, ofrece el aspecto de la imagen superior derecha.

 

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Abril 2012)

This site is protected by wp-copyrightpro.com